Un Sistema de Calefacción Medieval, Sigue Vivo en España

La Meseta Central es una vasta extensión en el corazón de España con largos y fríos inviernos y cortos y abrasadores veranos. Los autóctonos dicen que hay “nueve meses de invierno y tres meses de infierno”. La región tiene pocos arboles, es por ello que tanto calentar como enfriar siempre a constituido un desafío.

En la temprana Edad Media, los Castellanos desarrollaron un sistema de calefacción subterráneo proviniente del hypocausto romano: “la Gloria¨. Este sistema con su bajo índice de combustión, permite el uso de combustible de pequeño tamaño, como heno y ramillas, en lugar de leña.

La Gloria

Sorprendentemente la Gloria sigue viva y activa. En muchos pueblos, especialmente en una extensa región alrededor de Burgos, todavía existen casas con chimeneas subterráneas de las que algunas de ellas aún se mantienen en buen estado.

En Enero, mi amigo Pedro me llevó a la casa de su tío en Hontangas, un minúsculo pueblo a 100 Km de Burgos. Su tío ahora, entrado en los sesenta, enciende la Gloria cada mañana durante los nueve meses de invierno.

Una Gloria calienta una o cómo máximo dos habitaciones distintas, normalmente la cocina y/o la sala de estar.El hogar donde se prende el fuego esta fuera de la casa, normalmente en un patio de la casa pero a veces dá la misma calle. La pared de encima está negra por el hollín. La chimenea queda al otro lado de la habitación caldeada.

Los gases calientes de combustión circulan a través de uno o más conductos que corren bajo el suelo de la(s) sala(s) caldeada(s), y luego suben por la chimenea. El suelo y las paredes irradian despacio ese calor en las habitaciones. Durante el verano una corriente de aire natural en la Gloria refresca las habitaciones.

La expresión castellana “estar en la Gloria”, que significa que alguien se siente felíz y a gusto, hace referencia a este sistema medieval de calefacción.

La desventaja obvia de la Gloria es que tienes que salir al frío exterior para encender la calefacción cada mañana. La tarea toma unos 20 minutos. Primero se llena de estacas de vid seguidas de leña.

Cuando el fuego ha prendido bien, el hogar se cubre con unas placas metálicas para bajar el índice de combustión y mantener el calor en el interior. Una hoguera al día es suficiente para un día de calefacción.

La Gloria está relacionada no sólo con el hypocausto romano, también con el ondol  Coreano y el “ horno de Crimea“ americano.